Dando vueltas como un trompo

Si tienes alguna habilidad específica, vuélcala en las redes y conviértete en un microemprendedor en línea. Si abrazamos este credo nos vamos a encontrar dando vueltas como un trompo entre consejos de email marketing, gestión y creación de contenido; cómo, cuando y cuántas redes debemos utilizar; y seguí girando no más.

Entre vuelta y vuelta entre mis redes, me encontré con un excelente post denominado Yo por esto cobro. Se los recomiendo, aunque el lunfardo españolísimo les va a resultar un poco extraño a los de nuestras latitudes.

 

La cuestión es sencilla. La autora plantea, a partir de una anécdota, que ella, no va a educar gratis; que por impartir los conocimientos que tiene, cobra. Lo que me parece “padrísimo” y acertado.

trompo

Trompo por Eric Joel Cutipa

La pregunta del millón es: ¿Cómo no caer en la tentación? ¿Cómo abstenerse de este espacio que es la red para promocionarse; si, a simple vista, todo va para ese lado? ¿Cómo osar “quedarse afuera”? (Sí, en realidad son varios millones de preguntas)

 

Yo no tengo la respuesta, de otra manera no la escribiría en línea. Quizás cobraría por darla 😉

En fin, solo puedo esbozar con ustedes algunas respuestas al azar, si me acompañan…

Primero: No nos ha resultado la cosa en el mundo tangible y probamos en el virtual, a ver si se mueve un poco el avispero. Y como no sabemos, a ciencia cierta, hasta dónde se verifica la prueba, seguimos intentando, agregando alternativas. Mientras tanto, el trompo gira.

inception

Inceptionmente por Sauce Babilonia

Segundo: Vimos que dos o tres le dieron importancia a nuestro perfil, nuestro blog, nuestro algo y dijimos: ¿Porqué no? Quizás acá está la veta…  Entonces comenzamos a bucear la web, aprendiendo sobre cosas que en nuestra vida hubiésemos pensado como por ejemplo que hay horarios para publicar los post. El trompo ahora gira, pero con el valor agregado de aprender algo nuevo todos los días.

Tercero: Entramos por probar, porque nos pareció interesante. Y fuimos sumando actividades por la misma razón: por probar. Por probar hago un blog, por probar creo una página en Facebook, en Google+. Por probar de pronto tengo 150 perfiles sociales y 300 aplicaciones asociadas. Por probar el trompo sigue girando y no nos damos ni cuenta.

trompos

Trompos por juantiagues

Cuarto: Entramos porque creímos que teníamos que hacerlo. Algún mandato subliminal, escondido entre los unos y ceros nos hipnotizó y terminamos dando vueltas en la red, con mil y una cosas para hacer cada día, envueltos en redes, blogs y páginas. Y por algún curioso efecto de la transmigración no damos vueltas con el trompo, sino que nos volvimos el trompo.

 

Bien, en definitiva, ninguna de las respuestas parece ser lo  suficientemente coherente. Subidos al trompo o siendo el trompo: en definitiva, damos vueltas. ¡Pero qué vueltas señores!!!

Hay personas a las que esta actividad les funciona y les reditúa beneficios monetarios. Otros lo hacen porque quieren.  Otros porque esperan que les reditúe en algún momento de algún futuro incierto. En sí, creo, que “todo está en la decisión”. Y sí, acabo de hacer una referencia barata a la película Matrix.

Más allá de las expectativas que tengamos en estas arenas virtuales, hay que decidir dedicar el tiempo y las ganas. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s